sábado, 25 de octubre de 2014

Werther... el romántico sensible.

Comentar la obra de Werther es un primer reto interesante para este curso. 
Lo primero que me viene a la cabeza son las cartas, el chaleco amarillo, las lágrimas y el rayo fulminante del disparo. Pequeños retazos que componen la figura de un héroe romántico sensible.

Las cartas privadas de que consta la obra nos invitan a husmear en los sentimientos de un joven enamorado tan sensible que siente su alma rebosante de emoción al contemplar la belleza, la hermosura en la naturaleza y en la mujer. 
El joven que viste de amarillo deja un rastro de lágrimas por sus cartas, pensando en la hermosa Lotte, mujer de otro, mujer inalcanzable, mujer ideal en carne y hueso, mujer amada por dos hombres, entre dos mundos: el mundo trágico revivido de Ossián y el mundo de la respetabilidad. 
La pistola que ronda su cabeza y que triunfa al final como último de los ímpetus.

También se puede hablar mucho de la interesante labor del "editor", de la curiosa mirada del lector,  y de la ausencia de su amigo y la distancia de su amada...  y es que Werther está solo. Ese es el sino trágico que Goethe le ha trazado.

Esta es la primera gran obra romántica que llega de Alemania para invadir toda Europa, movimiento parodiado casi inmediatamente por nuestro Cadalso en Noches lúgubres (que algunos se empeñan en ubicar dentro del Romanticismo) y que, sin embargo, alcanzará gran importancia en nuestras letras...

Ahora te toca a ti, escribe a tu manera, déjate llevar y disfruta de tu propia opinión. Ayúdate de las claves de interpretación que hemos trabajado pero sé personal.

6 comentarios:

Quiero un para siempre. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Paola Piniés Martínez dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
belen latre dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Lara Merino López dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Claudia Mascuñano dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Jorge Badel Hervás dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.